News

L.E.A.D. NETWORK DE PUERTO RICO VISITA INSTALACIONES DE MONSANTO EN SAN LUIS

L.E.A.D. NETWORK DE PUERTO RICO VISITA INSTALACIONES DE MONSANTO EN SAN LUIS

Hace algunos meses  Monsanto Puerto Rico desarrolló una nueva iniciativa para educar al público sobre nutrición, siguiendo el  modelo existente en Estados Unidos de Leaders Engaged in Advancing the Dialogue Network (L.E.A.D. Network) o Líderes Comprometidos a Avanzar el Diálogo (L.C.A.D.), en español.  Invitamos a dos reconocidas dietistas puertorriqueñas, Sandra Ortiz and Rayna Hichez-Coste para ser parte de este esfuerzo.  Ellas visitaron las oficinas corporativas de Monsanto  en Chesterfield y Creve Coeur, Misuri y aquí comparten sus experiencias con nosotros:

Rayna Hichez-Coste, LND

La nutrición juega un papel vital en nuestras vidas. A través de los alimentos, es que le llevamos al cuerpo todo lo que éste necesita, para un estado de salud óptimo. Es por ello, que a la hora de escoger los alimentos hay varios factores que pueden influir en la selección de los mismos. Ya sea por nuestra cultura, religión, costumbres, gustos y preferencias, disponibilidad y accesibilidad que tengamos de la gama de productos alimenticios en el mercado, son solo algunos de los factores que influyen en nuestro estilo de vida,  y por ende, en nuestra alimentación.

Como profesional de la salud, tengo el compromiso de educar a la comunidad con información basada en la evidencia científica. Debo ser objetiva e ir siempre un paso más adelante al que los demás esperan. Es por ello que decidí darme la oportunidad en investigar e instruirme en lo que ha sido uno de los temas más controversiales del último siglo, los alimentos genéticamente modificados y la agricultura moderna.

Luego de hacer una revisión de literatura, como es de esperar, hay siempre algo más que aprender. ¿Y qué mejor que conocerlo desde la base? En este proceso investigativo, acepté el reto de formar parte de los L.C.A.D., lo que me dio la oportunidad de viajar a San Luis, Misuri con el propósito de visitar las oficinas centrales de la compañía Monsanto, junto a una de mis colegas en Puerto Rico, la Lcda. Sandra Ortíz. Conmigo llevé una libreta electrónica donde tenía una lista de preguntas para hacer. Aunque les confieso, no me hizo falta, pues todas mis preguntas fueron contestadas al tomar el recorrido por las facilidades de Monsanto en Chesterfiel Village y Creve Coeur, donde el  Lcdo. Milton Stokes, fungió como anfitrión.

Tuvimos acceso a los laboratorios y ver el trabajo que se realiza en ellos. Esta visita me ayudó a tener una visión más amplia del cultivo de alimentos en grandes cantidades. Aprendí sobre la entomología, enriquecí mis conocimientos sobre la agricultura y diferenciar los diferentes tipos de cultivo, con sus ventajas y desventajas.  La experiencia fue una positiva y le exhorto a todo aquel que interese conocer más sobre los alimentos genéticamente modificados y la agricultura moderna, se anime a visitar estas instalaciones.

Sandra Ortiz-Rosado, LND, CAWM, DE, CECD

Desde la década de los ochenta, los biólogos han utilizado la ingeniería genética en plantas de cultivo para expresar rasgos nuevos. Se han hecho muchos reclamos sobre los efectos positivos y negativos de los cultivos existentes desarrollados a través de la ingeniería genética.

Los que somos educados en el campo de la salud, nos tenemos que regir por la objetividad, y la evidencia científica que es la que nos da las herramientas necesarias para recomendar y educar sobre las mejores prácticas de forma responsable; no en mitos, leyendas o pensamientos subjetivos.

Al igual que los medicamentos, los agroquímicos son productos regulados que tienen que atravesar rigurosos exámenes para poder llegar al mercado, deben ser aprobados por autoridades competentes y agencias reguladoras que determinan que no son dañinos para el medio ambiente ni para la salud humana.

A través de la búsqueda de más información sobre este tópico me involucré con la L.C.A.D. y tuve la oportunidad de visitar la sede corporativa de Monsanto en San Luis, Misuri.  La experiencia fue muy informativa ya que pude aprender sobre diferentes aspectos de la agricultura moderna.

Cabe señalar, que autoridades científicas de todo el mundo, entre ellas, la Academia Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Médica Estadounidense y la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, han reportado que los alimentos de cultivos desarrollados a través de la ingeniería genética son tan seguros como los no desarrollados bajo esta tecnología. Además, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, la sociedad científica más grande del mundo y editora de la revista Science, dice que estos cultivos son los que más se han probado, antes de añadirse a nuestros suministros de alimentos.

En resumen, antes de hacer conclusiones basadas en campañas de miedo y desinformación sobre la seguridad y beneficios de estas cosechas, los invito a darse la oportunidad de cuestionar y educarse sobre el tema. Puedo entender que haya personas que quieran evitar ingredientes genéticamente modificados, pero está mal engañar y asustar sobre la seguridad de estos cultivos, sin tener base científica y objetiva, seria y contundente.

Los dejo con este cuestionamiento: estamos abiertos a la tecnología en otros aspectos de nuestra vida y hay otras prácticas que estamos dispuestos a adoptar sin tener una base clara de que son seguras, ¿porque no aprovechar el poder de la tecnología para hacer avances en la agricultura? Después de todo, ¡es la base de nuestra alimentación!