News

MONOCULTIVOS: EL MITO, LA REALIDAD, EL FUTURO

MONOCULTIVOS: EL MITO, LA REALIDAD, EL FUTURO

Por Robb Fraley
Director Corporativo de Tecnología, Compañía Monsanto

(Originalmente publicado en Beyond the Rows)

El mito – Al hacer que los principales agricultores se concentren en cultivar un pequeño número de semillas altamente lucrativas, los organismos modificados genéticamente (OMG) fomentan la propagación de los monocultivos. Como resultado de ello, erosionan la biodiversidad y en realidad ponen a la humanidad en riesgo de una hambruna mediante una mayor vulnerabilidad de los cultivos a las enfermedades.

“Sencillamente”, en las palabras de Michael Pollan, “un campo de plantas idénticas será exquisitamente vulnerable a los insectos, malezas y enfermedades. El monocultivo es la raíz de casi todos los problemas que aquejan el agricultor moderno…”

El contexto – Los monocultivos – grandes áreas sembradas con el mismo tipo de cultivo – anteceden al desarrollo de los OMG por décadas, si no siglos. Eso es porque el verdadero motor de la agricultura de monocultivo ha sido la agricultura mecanizada. La siembra y cosecha de los cultivos es más rápida y más eficiente si la maquinaria agrícola trabaja en un solo cultivo, en lugar de una colección de diferentes cultivos – un policultivo.

A pesar de que no tenemos que aceptar todo lo que la agricultura mecanizada ha dado como resultado hasta la fecha, es difícil exagerar sus beneficios. Cuando mi abuelo cultivaba en Illinois en 1930, lo hizo, literalmente, con caballos de fuerza. En ese momento tal vez el 25 por ciento de la población del estado se dedicaba a la agricultura. Hoy esa cifra es inferior al 2 por ciento. Al aumentar exponencialmente la productividad, la agricultura mecanizada ha desatado una enorme fuente de mano de obra que ha construido nuevas industrias para el país. Al mismo tiempo, ha aumentado considerablemente la asequibilidad de los alimentos. El resultado ha sido una transformación completa de la sociedad – desde las zonas rurales hasta las urbanas y niveles mucho más altos de riqueza nacional y seguridad alimentaria.

Los OMG, que comenzaron a entrar en el mercado a finales de 1990, solo se han incorporado a las prácticas agrícolas modernas, como los monocultivos, que la agricultura mecanizada ha ayudado a impulsar. Los OMG, sin embargo, también pueden ser incorporados a otros tipos de prácticas agrícolas, como las que a menudo se emplean en partes menos desarrolladas del mundo. De hecho, hoy en día millones de pequeños agricultores en países de Asia y África están utilizando los OMG.

En cambio, las eficiencias inherentes de los monocultivos son tan convincentes que muchos agricultores no OMG – incluyendo aquellos que favorecen los métodos orgánicos – también confían en ellos. Esa lechuga orgánica y la col rizada que puede estar comiendo bien podrían ser producto de la agricultura de monocultivo.

Por último, es importante entender que existen monocultivos en dos dimensiones – en tiempo y en espacio. Eso es porque no importa cuántos acres de maíz, soya o algún otro cultivo pueda plantar un agricultor, él o ella se enfrenta a una nueva decisión sobre qué plantar al año siguiente. Tales decisiones se basan en el historial del terreno, la rotación de cultivos, y la demanda del mercado. Si los precios del maíz son bajos, por ejemplo, un agricultor puede optar por plantar más soya o trigo u otro cultivo, dependiendo de la ubicación. En otras palabras, al menos para los cultivos en líneas, hay más flexibilidad y diversidad integradas al sistema de lo que la palabra “monocultivo” implica. Los huertos y viñedos, por otro lado, operan en escalas de tiempo mucho más largos – con vides de uva de 50 a 100 años de duración.

La realidad – Los campos de maíz y soya pueden parecerle idénticos mientras usted conduce por la carretera interestatal o vuela sobre los estados de Indiana, Illinois e Iowa, pero en realidad son increíblemente diversos genéticamente. Y esa diversidad realmente está aumentando.

Considere el maíz. A mediados de la década de los 90, cuando Monsanto primero entró en el negocio de semillas en ese cultivo, el 90 por ciento de los híbridos fueron producidos a partir de plantas masculinas y femeninas en gran parte de origen estadounidense. El acervo genético comercial fue relativamente estrecho, utilizando menos del 10 por ciento de la reserva genética mundial de maíz. Desde entonces, sin embargo, una combinación de avances – en técnicas de mejoramiento molecular, el uso de marcadores de ADN, computación y más – nos han permitido incorporar antiguas cepas de maíz estadounidense a las nuestras. Como resultado, la mayoría de nuestros nuevos híbridos de maíz de hoy contienen genes de maíz “extranjero” – variedades que se cultivan en México, Brasil, Argentina, Asia, y Europa.

CRmGAo2UwAICqEp

Estamos, en pocas palabras, utilizando más del acervo genético mundial de maíz – y expandiendo drásticamente la diversidad genética en los campos de los agricultores.

Con la biotecnología, podemos añadir aún más diversidad genética mediante la incorporación de genes foráneos de otras plantas y microbios. Uno de los híbridos de maíz estadounidense, líder en el mercado, que contiene el paquete de rasgos SmartStax®, por ejemplo, introduce ocho de tales genes en el cultivo. Estos genes y otros proveen protección contra los insectos, malezas y sequía. Dentro de una década, los híbridos de maíz pudiesen contener de 20 a 30 de estos nuevos y beneficiosos rasgos MG.

Algunos puntos adicionales, relacionados al impacto de los OMG sobre la diversidad genética:

  • Los agricultores están muy conscientes de la importancia de diversificar sus siembras. Cuando cultivan maíz, los agricultores estadounidenses suelen plantar de cuatro a siete híbridos distintos para manejar la variabilidad de campo, la resistencia a enfermedades e insectos, y las fechas de cosecha.
  • La aplicación de insecticidas pueden matar a una amplia gama de insectos – incluyendo los beneficiosos – así como los organismos del suelo. Los cultivos MG que tienen incorporado protección contra los insectos dañinos reducen drásticamente la necesidad de insecticidas y de ese modo mejoran la biodiversidad. Al proteger mejor las raíces del maíz del ataque de insectos y daños, los rasgos MG también hacen que el cultivo sea más resistente a la sequía.

¿Escéptico? En el 2010, el Consejo Nacional de Investigación (NRC) publicó una evaluación exhaustiva de los efectos de la adopción de cultivos MG en la sostenibilidad agrícola en los Estados Unidos. La NRC es el brazo operativo de la Academia Nacional de Ciencias y la Academia Nacional de Ingeniería, que a su vez se compone de algunos de los mejores científicos e ingenieros en el país. Entre las conclusiones del informe incluye:

Generalmente, los cultivos MG han tenido menos efectos adversos sobre el medio ambiente que los cultivos no-MG producidos convencionalmente. El uso de pesticidas que son tóxicos para los organismos que no son el objetivo o que tienen una mayor persistencia en el suelo y en las aguas corrientes, han sido típicamente más bajos en campos MG que en los campos no-MG y no-orgánicos.

En pocas palabras, la alegación de que OMG fomentan los monocultivos vulnerables es falsa. La verdad es que los OMG están haciendo a ambos, a nuestros cultivos y a nuestras fincas más biodiversos – y más sostenibles.

El futuro – Tan recientemente como a mediados la década de 1990, las papayas hawaianas estaban al borde de la extinción debido a una enfermedad viral. ¿Qué las salvó? Como informa esta historia del New York Times, una variedad MG que resiste el virus que las estaba aniquilando.

Ahora, el guineo es amenazado por un hongo del suelo llamado el “Mal de Panamá” o, alternativamente, “Marchitado Fusarium”. ¿Qué podría salvarlo? Una variedad MG que resista este hongo.

Del mismo modo, la industria de cítricos de Estados Unidos se enfrenta a una crisis inminente de “enverdecimiento de los cítricos”. ¿Qué podría salvarlo? Como informa esta historia del New York Times, una variedad de naranjas MG que resistente a la bacteria que las destruye.

En todos estos casos, la biotecnología ofrece soluciones a los problemas fomentados por los monocultivos – soluciones que nos permitan seguir usando estos cultivos para alimentar a millones de personas y apoyar los medios de sustento de un gran número de agricultores. Y en un futuro cercano, el aumento de la utilización de datos científicos y la agricultura de precisión basada en imágenes de satélite, drones, la robótica y sensores que proporcionarán formas adicionales para administrar y mejorar la producción de monocultivos.

¿Deberíamos dar la espalda a estas soluciones porque algunos críticos se oponen a los monocultivos, cuando esos monocultivos son un producto de los métodos agrícolas que han alimentado a más gente, y mejor que nunca, y que han ayudado a crear nuestro mundo moderno cada vez más próspero?

Y, ¿deberíamos dar la espalda a esas soluciones, cuando en realidad aumentan – no disminuyen – la diversidad genética en nuestro medio ambiente?

La respuesta habla por sí misma.