Un vistazo a las mujeres de los campos de Puerto Rico

Un vistazo a las mujeres de los campos de Puerto Rico

Las mujeres rurales desempeñan un papel fundamental en las economías rurales de los países desarrollados y en desarrollo. En la mayor parte del mundo en desarrollo participan en la producción de cultivos; el cuidado del ganado; proporcionan alimentos, agua y combustible para sus familias; y participan en actividades no agrícolas para diversificar los medios de subsistencia de sus familias.

La Organización de las Naciones Unidas reconoce y valora la función y contribución de la mujer rural en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural a través de la celebración del Día Internacional de las Mujeres Rurales. Monsanto Caribe se une a esta celebración mediante el reconocimiento y valoración de la función de la mujer en la agricultura, su contribución al desarrollo agrícola y rural, que ayuda a la mejora de la seguridad alimentaria y erradicación de la pobreza.

El primer Día Internacional de las Mujeres Rurales, se realizó el 15 de octubre de 2008. Desde entonces se celebra anualmente el día 15 de octubre. El propósito fundamental de conmemorar este día consiste en resaltar la contribución de las mujeres agrónomas, en su mayoría dedicadas a la agricultura, a la seguridad alimentaria, a la igualdad de derechos, accesibilidad de servicios, tecnología moderna y al desarrollo de las zonas rurales, no solo de Puerto Rico sino del mundo entero.

Para lograr eso es importante que se apoye el desarrollo y mejoramiento todos los procesos participativos que tengan como protagonistas a las mujeres rurales, haciendo compatible su vida tanto laboral como familiar, y reconociendo sus derechos como trabajadores del campo.

Por eso, en un día como hoy, hemos de ponernos a reflexionar sobre qué supone ser mujer rural y cuáles han sido y son sus importantes contribuciones a nuestra sociedad. Pero por encima de todo, el mejor homenaje y reconocimiento que todos y todas podemos hacer a las mujeres rurales es prolongar en el tiempo el día de hoy, tener muy presente que sin las mujeres rurales, nunca hubiésemos alcanzado el grado de prosperidad que hoy podemos disfrutar.

De acuerdo con el censo de agricultura realizado en el 2012 por el Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Puerto Rico cuenta con 1093 mujeres que se dedican a la agricultura. En Monsanto actualmente se emplean a 137 mujeres, de las cuales 55 son empleadas regulares y 82 trabajan de manera temporera.

Dentro de Monsanto existen historias de gran ejemplo para todas las mujeres que se dedican al ámbito de la agronomía como es el caso de Luz Velázquez, quién es Asociada de Investigación en Monsanto Isabela desde hace 21 años.

“Soy la coordinadora de un grupo de soya. Estoy a cargo de coordinar todas las actividades de campo, desde recibir la semilla hasta entregar el producto al cliente, todo eso en cumplimiento con los procedimientos corporativos y regulaciones gubernamentales”, indica Velázquez.

Luz tiene a su cargo dos asistentes agrónomos, nueve empleados regulares y 27 empleados temporeros. Está a cargo de supervisar a los asistentes de investigación, de que se cumpla con todos los procedimientos que impactan la calidad y la cantidad del producto que se entregará y a la misma vez que se cumplan con todos los requisitos de seguridad con el personal que está a su cargo, porque para ella y para Monsanto la seguridad de los empleados es primordial.

“Yo creo que hemos ido avanzando en poco tiempo y estamos teniendo más igualdad dentro del campo de la agricultura. En Monsanto nuestra gerencia fomenta mucho la diversidad y las mujeres jugamos un rol muy importante dentro de la empresa”, comentó Luz Velázquez.

Uno de los valores que fomenta Monsanto es crear un buen entorno laboral a través de la diversidad de las personas e ideas; promover la innovación, la creatividad y el aprendizaje; practicar el trabajo en equipo que incluya a todos los miembros; y recompensar y reconocer a la gente.

En el caso de Maritere Crespo, asociado de investigación y lead de proyectos de incremento en soya en Monsanto Isabela, el desafío al que se ha tenido que enfrentar es, “desenvolverme en un campo el cual históricamente ha sido dominado por hombres. Yo creo que poder demostrar que, como mujer, tengo las mismas capacidades y me puedo desenvolver con el mismo profesionalismo y seguridad con las que las haría un hombre ha sido uno de mis éxitos”.

“Parte del éxito te diría es poder contar con el reconocimiento de compañeros varones dentro de la agricultura y en las funciones en las que me he desempeñado. Yo creo que éxito ha sido poder tener esa colaboración con varones para poder enfrentar los retos de la agricultura”, añadió Crespo.

Por su parte Verónica Miranda González, supervisora de operaciones en el departamento de manufactura en Monsanto Juana Díaz, su mayor desafío ha sido, “ganarme la confianza y el respeto de mis empleados y de mis compañeros de trabajo en este mundo que tradicionalmente está posicionado por hombres. Yo recuerdo que cuando llegué a Monsanto estaba recién graduada y era una jovencita. La mayoría de la gente que tenía a cargo era hombres mayores, los cuales me veían como la nena que no sabe nada de agricultura. Pues, en cierta forma tenían razón, porque no tenía demasiada experiencia, pero poco a poco me gané esa confianza, ese respeto y finalmente dejarse guiar por mí, ese fue mi mayor desafío”.

De acuerdo con la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujer), si se tomara en cuenta los recursos con equidad, las mujeres podrían contribuir mucho más a la agricultura. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula que si las mujeres agrónomas, quienes forman el 43 por ciento de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo, tuvieran las mismas oportunidades que los hombres, la producción agrícola en 34 países en desarrollo aumentaría a un promedio estimado de hasta el 4 por ciento. Esto podría reducir el número de personas desnutridas en los países en tanto como 17 por ciento, traduciendo a hasta 150 millones menos de personas desnutridas.

Sobre Monsanto Caribe LLC

Desde el 1996, Monsanto Caribe LLC ha sido parte de la industria de biotecnología agrícola en Puerto Rico, utilizando las herramientas de la biología moderna para ayudar a los agricultores a alimentar, vestir y abastecer de combustible a nuestro mundo en crecimiento. Las operaciones de Monsanto en Puerto Rico consisten en investigación y desarrollo en biotecnología agrícola para la producción de las mejores semillas de maíz, algodón, soya y sorgo para agricultores. El objetivo es encontrar los rasgos más deseables para mejorar los cultivos y desarrollar una nueva semilla con tales rasgos. En Puerto Rico, la compañía ha sido merecedora de distinciones como uno de Los Mejores Patronos en Puerto Rico en la Categoría de empresas medianas en el año 2012, 2013 y 2014, además de ser exaltado al Salón de la Fama de la Agricultura Puertorriqueña, en abril de 2013. Para conocer más sobre nuestro negocio y sobre nuestros compromisos, favor de visitar: www.monsanto.com. Puede seguirnos en Twitter® en www.twitter.com/MonsantoCo, en el blog de la compañía, “Beyond the Rows” en www.monsantoblog.com, o puede suscribirse a nuestro “News Release RSS Feed”.