Mito: “Hay investigaciones que vinculan el glifosato con el cáncer de mama”

Mito: “Hay investigaciones que vinculan el glifosato con el cáncer de mama”

 

Hecho: Contrario a las conclusiones de este un estudio, el glifosato no tiene actividad estrogénica. De hecho, los resultados de este estudio contradicen lo que es ampliamente establecido sobre glifosato: que no es un compuesto activo endocrino, un agonista del receptor de estrógeno o carcinógeno. Recientemente, el glifosato se sometió a la batería de investigación Nivel 1 de la Agencia de Protección Ambiental en el marco del Programa de Detección de Interruptores Endocrinos, y, basándose en los resultados validados del análisis EDSP Tier 1, el glifosato no tiene actividad estrogénica. Además, numerosos estudios en la literatura demuestran claramente que el glifosato no es un agonista de los receptores de estrógeno. Williams et al. (2012) realizaron un análisis de la literatura disponible para evaluar la seguridad del glifosato en el desarrollo y la reproducción y concluyeron que “la literatura no muestra evidencia sólida alguna que vincule la exposición al glifosato con efectos adversos del desarrollo o reproductivos en concentraciones de exposición realistas con el medio ambiente”. Esto incluye varios estudios que muestran que “el glifosato no mostró actividad estrogénica”. Si está interesado, puede acceder a este análisis aquí: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/10937404.2012.632361#.VTauliFVhHw.

Por John Swarthout, Ph.D., director de educación en ciencias y manejo de asuntos críticos, Compañía Monsanto