Mito: “La manipulación genética puede tener consecuencias incontrolables porque solo entendemos a medias la función de los genomas”.

Mito: “La manipulación genética puede tener consecuencias incontrolables porque solo entendemos a medias la función de los genomas”.

 

Hecho: La función de los genomas y los principios de la herencia realmente se han entendido desde mediados del siglo 19. Desde el descubrimiento del ADN en la década de 1950, la estructura y función de los genomas se ha estudiado y entendido aún más. En la actualidad, tenemos un profundo conocimiento y entendimiento de los genomas y cómo estos controlan los rasgos y características en los organismos.

Sabemos que el lenguaje de los genes es universal, y como tal se puede transferir entre organismos de distintas especias y funcionar de una manera predecible. Sabemos que esta práctica es segura y confirmamos la seguridad a través de extensos estudios que pasan el cuidadoso escrutinio de reguladores mundiales antes de presentar cualquier producto nuevo de cultivo GM.