Mito: “Los cultivos OGM producen sus propios pesticidas y emiten gases venenosos”.

Mito: “Los cultivos OGM producen sus propios pesticidas y emiten gases venenosos”.

 

Hecho: Los cultivos GM con protección contra insectos que se siembran hoy en día expresan proteínas que se originan de Bacillus thuringiensis, por lo cual se conocen comúnmente como cultivo Bt. Estos cultivos producen una proteína Bt que es tóxica solamente para ciertos tipos de plagas de insectos (comúnmente, plagas de coleópteros y lepidópteros) que se alimentan de las plantas.

Además, estas proteínas Bt no son tóxicas para los humanos y otros mamíferos. En lugar de que los agricultores tengan que rociar pesticidas para controlar estas plagas, las plantas Bt son capaces de protegerse solas, lo que reduce en gran medida las aplicaciones de insecticidas a estos cultivos.