Mito: “Los cultivos transgénicos se empapan indiscriminadamente con glifosato”

Mito: “Los cultivos transgénicos se empapan indiscriminadamente con glifosato”

 

Hecho: No, los cultivos no se “empapan” en nada. La palabra implica una aplicación al azar y presumiblemente excesiva de materiales, y este no es el caso. Las tasas de aplicación de plaguicidas y tiempos de aplicación están sujetas a regulación, y los niveles máximos permitidos de residuos en diversos cultivos alimenticios o animal están sujetas a regulación.

Por Dan Goldstein, investigador científico principal y director, ciencias médicas y relaciones con la comunidad, Compañía Monsanto